2manzanasVerdeYRoja

La convivencia en pareja es una de nuestras fuentes de satisfacción más universales. No hay duda de que este fenómeno, presente en todas las sociedades e imprescindible para la conservación de la especie humana, es también beneficioso para los que lo practican. Diversas investigaciones coinciden en que las personas que mantienen una relación estable consiguen llegar a cotas más altas de felicidad. Pero, aun siendo optimistas, no podemos obviar que, incluso en las parejas más exitosas, el amor pasa por altibajos motivados por las vicisitudes y las metamorfosis que vamos experimentando a lo largo de la vida.

El mundo complejo y cambiante en él que vivimos complica más si cabe el mantenimiento de este vínculo y lo hace más vulnerable, hoy, además ya no nos conformamos con una convivencia sin estridencias si ésta no se acompaña de un cómplice equilibrio.