parejas3.jpg“Con el amor no basta” es el titulo de un libro que el profesor de psiquiatría de la universidad de Pennsylvania, Aaron T Beck, creador de una psicoterapia para el tratamiento de la Depresión y experto en los entresijos de la comunicación, escribió hace unos años. El libro está dirigido a identificar distintos problemas matrimoniales y a dar las pautas apropiadas para tratarlos. Es un libro recomendable, pero a mi lo que más me gusta de él es su titulo, porque creo que contiene uno de los secretos universales del mundo de las parejas.

Cuando nos iniciamos en una aventura de pareja, solemos hacerlo con los ojos vendados y con un sentimiento de prepotencia provocado por el enamoramiento. Vemos los fallos que cometen otros en sus relaciones, pero nos sentimos seguros, porque creemos que nosotros nunca resbalaremos en esos descuidos obvios ni caeremos en esos errores tan comunes con nuestro amante. Sin embargo, cuando el paso del tiempo pone cada cosa en su sitio, nos damos cuenta que el enamoramiento no puede sostener por sí sólo los cimientos de la convivencia, y tememos que la relación se ahogue en la indiferencia de la normalidad.

Alba, hace unos días, en uno de sus comentarios, nos hacia reflexionar sobre el hecho de que en las relaciones hay pocos días extraordinarios o infaustos, porque la inmensa mayoría de los días son normales. ¡Como no estar de acuerdo con esta certera sentencia!. ¡Pero que difícil nos resulta asumirla!. En nuestros primeros pasos con la persona amada huimos de la normalidad, como si fuera el fantasma que puede acabar con la relación, y no queremos oír hablar de la serenidad, o la placidez que pueden acompañar a esta situación vital. Sin embargo, pasado un tiempo descubrimos que las conversaciones sosegadas, las discusiones enriquecedoras o compartir una película, o un libro pueden convertirse en inmensos placeres de nuestra vida en común. Es por esto que la amistad, el compañerismo, la generosidad, una buena comunicación, ó un enfoque similar del modo de vivir, son aliados tan importantes como el amor para el funcionamiento de la pareja.

No podemos negar que toda vida está llena de rutina y costumbre, así que ojala podamos compartir estas circunstancias con nuestras parejas, porque como decía Victor Hugo, hace más de un siglo. “entre dos la vida es posible, uno solo es difícil de sobrellevar”.