educacion.pngHace unos días todas las TV mostraban el video realizado por las Juventudes Socialistas con la pretensión de defender la nueva asignatura “Educación para la ciudadanía”. Un desafortunado video zafio y soez que para promocionar una disciplina educativa se vale de la ridiculización de aquellos valores que aspira a respaldar. Personalmente, me siento incapaz de descubrir en él méritos tales como: el fomento de la convivencia, el respeto, o la igualdad. Más bien creo que las imágenes reflejan intolerancia por las diferencias, una burla hacia la diversidad ideológica y una mofa hacia gran parte de la juventud actual. Desde mi opinión nos sitúa, a todos, como parte que somos de la población española, en una postura caricaturesca, porque en su torpeza parodia tanto a los que no comparten la ideología de sus promotores, como a los que la defienden.

Me indigna sobremanera cuando una voz en “off” pregunta sobre el papel actual de la mujer española, y ponen en la boca del joven las palabras: “inferioridad” e “irrisorio”. No sé si los autores de este video piensan que la mitad de nuestros jóvenes, que conviven con chicas desde su tierna infancia como hermanas, amigas, novias, compañeras en colegios y universidades o puestos laborales pueden calificarnos de esta manera. Pero… ¿acaso no resulta machista aquel que se supone capaz de hacer esa pregunta en nuestra sociedad del siglo XXI?

Sin embargo, probablemente lo peor de este video es la mala educación de unos delfines políticos que empiezan a despuntar y que se nos revelan con una ambición desmesurada que les proporciona bastante desatino y nula autocrítica. O sea, que parecen capaces de imitar con total fidelidad los modelos de sus mayores, nuestros políticos actuales. Hoy casi ninguno de los ciudadanos de este país nos sorprendemos al escuchar improperios, insultos, tropelías y bromas malsonantes tanto de las personas que gobiernan, como de las que aspiran a dirigir este país. La mala educación es una constante en sus debates, diálogos, e incluso en sus discursos. Como los padres trasmiten a sus hijos sus valores y modelos, estos políticos están trasmitiendo a sus herederos sus formas y su falta de civismo. Esto es lo que observamos hoy en este video de unos posibles futuros dirigentes que intentan defender una “buena” educación de la que carecen.

Afortunadamente, nuestra juventud y la sociedad española actual no son tan ridículas como intentan hacernos creer nuestros políticos. Y la mayoría de nosotros ciudadanos, jóvenes y no tan jóvenes, de este país sin la dichosa asignatura somos capaces de contestar que el papel de la mujer hoy en día no sólo es él de aportar iniciativa o igualdad, sino que ya ha demostrado ser fundamental como pilar y guía de nuestra sociedad actual…¡ojala nosotras seamos capaces también de ayudar a cambiar este sombrío panorama político que sufrimos!