flores.jpg

A veces, parece que el invierno no va a pasar nunca. La oscuridad ocupa las tardes y, el viento, y el frío se adueñan de la calle. Dejamos pasar el tiempo, deseando que los días se sucedan rápido y esperando un milagro que nos libere de la melancolía que nos araña dentro. Pero… de forma inesperada, casi sin que nos demos cuenta, un día el Sol nos acaricia con sus rayos hasta hacernos sonreír, y nos sorprende la vida brotando con verdes aromas entre ramas secas. Entonces, respiramos hondo y nos sacudimos ese aire de invierno que quedaba en nuestros pulmones. ¡Por fin ha llegado la primavera!

Leer el resto de esta entrada…

comprahiper1.jpg

 

Hay dos frases que definen actividades generalmente adjudicadas a nuestra feminidad, que, aunque parecidas, encierran contenidos que no pueden ser más discordantes, son: “vamos de compras” y “vamos a hacer la compra”. Mientras que en el primer caso la acción se acompaña de un ánimo eufórico y divertido, el “ir a hacer la compra” resulta, cuando menos, una tarea pesada y fastidiosa en la que perdemos todo nuestro glamour, para convertirnos en profesionales de la oferta, el tamaño familiar y el tres por dos. Ambas tareas pueden convertirse en el modo de empezar un fin de semana, aunque de manera ciertamente…bien diferente.

Leer el resto de esta entrada…

hombresaco.jpgCuando yo era pequeña, había un personaje que vagaba por las calles de mi pueblo atemorizando a los niños traviesos. Nuestras madres nos hablaban de él con familiaridad, y nosotros sabíamos que si nos alejábamos de nuestras casas o el anochecer nos sorprendía en el parque, teníamos que correr al refugio hogareño para no acabar en el saco de ese hombre cruel que hacía desaparecer a los niños que desoían las órdenes paternales. Hoy apenas nos acordamos de este mito, que es un auténtico desconocido para nuestros hijos a los que hemos querido evitar temores “asustachicos”. Pero, a raíz de las recientes desapariciones de niños pequeños, me ha asaltado una duda: ¿estamos haciendo bien los padres ahorrando esas historias de miedo, también de cautela, a nuestros hijos?

Leer el resto de esta entrada…

diamujertrabajadora.jpgNos acercamos al día internacional de la mujer trabajadora, un día, que en el siglo XXI, aunque resulte chocante, parece necesario. No acierto a adivinar si cuando se instauró en 1908, se pensó que esta jornada de conmemoración y defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras sería, un siglo después, todavía una cita ineludible. Pero hoy en la sociedad occidental de progreso y de “igualdad” (palabra que no abandona el entrecomillado) aún queda espacio y mucho, para contener reivindicaciones que, nos permitan mejorar nuestras condiciones de trabajo.

Leer el resto de esta entrada…

olas.pngCuando pienso en tiempo pasado en la amistad entre un hombre y una mujer suele cruzarse por mi mente esa popular frase que a todos nos han dicho alguna vez y que, no puede por menos, que recibirse con una mezcla de indignación y dolor: “yo también te quiero, …pero sólo como amigo”. Un ofrecimiento de “amistad” tan hipócrita como antipático para aquél que una vez deseo a ese nuevo camarada forzado como amante. ¡Triste, pero cierto!… éste era durante mucho tiempo el único camino que parecía conducir a la amistad entre un hombre y una mujer, un trayecto tramposo que difícilmente podía guiarnos hacia ese fin.

Leer el resto de esta entrada…

javieryeloscar.jpg

Me emocionó que Javier Bardem le dedicará ese codiciado Oscar a Pilar, su madre, imagino que como a muchas de vosotras que tenéis hijos. Después pensé que esa dedicatoria no iba dirigida a una madre omnipresente y amorosa capaz de renunciar a casi todo por el bienestar de sus hijos. Quizá lo que más me conmovió fue que Javier le dedicó su Oscar a una madre independiente, trabajadora y arriesgada que acababa de aterrizar con apenas tiempo para asistir a la ceremonia, porque a pesar de las posibilidades de que ese imponente y extraordinario galardón fuera a parar a las manos de su hijo, ella no quería faltar a su actuación diaria en un teatro de Madrid

Leer el resto de esta entrada…

corazon.pngLa mayoría de las mujeres que hemos luchado con ahínco y fortaleza durante décadas por ocupar el lugar social que merecemos, todavía sufrimos de una dependencia emocional que no nos deja volar tan alto como podríamos. Esa dedicación afectiva a los demás es explotada por la sociedad que descarga con alivio sobre nosotras las labores de cuidado del otro. Hijos pequeños, esposos exigentes y padres ancianos nos dominan desde sus necesidades. Por ellos y por esta dedicación infinita somos capaces de olvidarnos de nuestros proyectos, de nuestra libertad e incluso llegamos a plegar nuestras propias alas para impedirnos, en un descuido, levantar el vuelo. Ponemos demasiado corazón al servicio de los demás, y nos quedamos con muy pocos de sus latidos para nosotras.

Leer el resto de esta entrada…